Antibióticos hasta en la miel

¿Por qué la miel tiene propiedades antibióticas y cómo usarlo para mejorarse más rápido?

Los antibióticos (producidos de forma sintética) han estado en las noticias últimamente debido a su alto uso y la prescripción excesiva por parte de los médicos. Los medicamentos que solían ser tratamientos estándar para las infecciones bacterianas ahora son menos efectivos o no funcionan en absoluto. Cuando un antibiótico ya no tiene efecto sobre una determinada cepa de bacterias, se dice que esas bacterias son resistentes a los antibióticos.

Afortunadamente, la miel tiene propiedades antibióticas naturales sin ninguno de los efectos secundarios negativos de las versiones sintéticas. Además, no parece ser susceptible a la resistencia de las bacterias, por lo que se puede continuar usando con el tiempo.

Los antibióticos que obtiene de su farmacéutico también crean otro problema grave. Eliminan las bacterias “buenas” junto con las bacterias “malas” que causaron la infección. Las bacterias buenas o “flora” son una parte vital de su sistema inmunológico. Cada vez que usa un antibiótico estándar y no repone sus bacterias “buenas”, pierde una parte de su sistema inmunitario, volviéndose más susceptible a los invasores en el futuro.

La miel se ha utilizado durante siglos como antibiótico natural para mantener las heridas limpias y libres de infección. Tiene propiedades curativas que se han documentado durante mucho tiempo y se utilizó en el antiguo Egipto y la antigua China para tratar todo, desde cortes y contusiones hasta enfermedades como dolor de garganta y dolor de estómago.

Los científicos ahora están comenzando a descubrir esto y en un estudio reciente en animales, los investigadores concluyeron que la miel aplicada sobre las heridas cutáneas acelera los procesos de curación y parece tener una propiedad importante que la hace ideal como vendaje para heridas.

Claramente, si la miel puede acelerar drásticamente la curación de heridas, esta sustancia pegajosa es más que solo azúcar.

¿La miel funciona como un antibiótico natural?

La comunidad científica se ha dado cuenta del potencial de la miel y ahora hay una gran cantidad de evidencia científica que indica que la miel tiene propiedades antibióticas naturales.

Las propiedades curativas de la miel se pueden atribuir directamente a las abejas y las enzimas que las abejas usan para “procesar” la miel. Estas enzimas se han estudiado y se ha demostrado que contienen propiedades similares de los antibióticos.

Las enzimas principales en la miel son la invertasa (sacarasa) y la diastasa (amilasa) que las abejas introducen en la miel. Su presencia en la miel varía según varios factores, como la composición y concentración de néctar, y la edad de las abejas. Otra enzima que entra en la miel durante el procesamiento del néctar es la glucosa oxidasa, que produce el peróxido de hidrógeno antibacteriano y antimicrobiano.

También se producen diferentes “cepas probióticas”. Los probióticos son lo contrario de los antibióticos. Apoyan la vida y la salud y son las mismas sustancias que se encuentran en el yogur y otros alimentos fermentados.

Un estudio reciente identificó 32 cepas de probióticos diferentes que se encuentran en la miel disponible comercialmente (acidophilus es el probiótico más común vendido en la actualidad). En el estudio, se aisló un total de 32 bacterias de ácido láctico de 13 muestras de miel comercializadas en Malasia. Seis de las cepas fueron identificadas como Lactobacillus acidophilus.

En otro estudio, investigadores de la Universidad de Lund en Suecia detectaron 13 componentes bacterianos en la miel. Las bacterias del ácido láctico, que viven en simbiosis con las abejas en sus estómagos y parecen estar involucradas en la producción de miel, producen una gama de compuestos antimicrobianos. Las bacterias están presentes en grandes cantidades en la miel fresca no tratada. Es muy importante recordar esto: estas “bacterias probióticas” son eliminadas por el calor (pasteurización). Para obtener los beneficios de estas bacterias, debe usar miel que no se haya calentado.

Estos probióticos únicos que se encuentran en la miel le permiten combatir infecciones bacterianas en muchos niveles diferentes a diferencia de los antibióticos producidos comercialmente. Sabemos que la miel contiene estos compuestos saludables. ¿Pero trabajan en humanos?

Este estudio sugiere que lo hacen.

En un estudio doble-ciego controlado con placebo publicado en el Journal Pediatrics en agosto de 2012, se encontró que 10 gramos de miel produjeron mejoras más rápidas y profundas en niños con infecciones respiratorias superiores y tos que un placebo durante dos noches.

Los participantes incluyeron 300 niños de 1 a 5 años con URI, tos nocturna y enfermedad de más de 7 días.

Cómo usar la miel para mejorar rápidamente

Para obtener los beneficios antibióticos de la miel cruda y sin procesar, simplemente puede consumir 10 gramos por día con una cucharadita. No lo mezcle en agua hirviendo o corre el riesgo de matar las delicadas bacterias probióticas que producen el efecto antibiótico. Si contrae una infección bacteriana o viral muy terca, considere esta conocida poción antibiótica a base de miel.

 

Fuente: BeePollenBuzz

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *